Síndrome de Klinefelter

Podcast

Author and Contributing Experts to this Guide include:

Brenna Bentley Director, Patient Education at YourDNA.com LinkedIn

Los 5 Puntos Más Importantes

  • El síndrome de Klinefelter es una condición genética que ocurre en niños varones que nacen con una copia adicional del cromosoma X.
  • El síndrome de Klinefelter no es hereditario, ocurre como resultado de un error genético después de la concepción.
  • Niños que nacen con el síndrome de Klinefelter algunas veces padecen de bajos niveles de testosterona, reducción de masa muscular, reducción del bello facial y corporal. Los hombres con esta condición producen de poco a ningún semen.
  • El tratamiento puede incluir remplazo de testosterona y tratamientos de fertilidad.

Síndrome de Klinefelter

El síndrome de Klinefelter fue identificado por primera vez en la década de 1940 en Johns Hopkins en Baltimore por el endocrinólogo Dr. Harry Klinefelter. Esta condición es ahora la anomalía cromosómica más común que afecta a varones recién nacidos.

¿Qué es el síndrome de Klinefelter?

El síndrome de Klinefelter se diagnostica en uno de cada 500 a 600 nacimientos, pero debido a que los signos y síntomas tienden a ser leves, muchas personas que lo padecen permanecen sin diagnosticar.

Para comprender mejor qué es el síndrome de Klinefelter, es mejor comenzar con una descripción general de los cromosomas y cómo funcionan en el cuerpo.

Cada persona nace con 23 pares de cromosomas en cada célula (46 cromosomas en total). La mitad de estos provienen de la madre y la otra mitad del padre.

Cada cromosoma se compone de ADN fuertemente enrollado. El ADN contiene las instrucciones específicas que hacen que cada individuo sea único. Por ejemplo, el ADN determina el color de los ojos y la piel, la altura, el nivel de riesgo para desarrollar ciertas condiciones médicas y miles de atributos adicionales. 

En términos simples, piense en el ADN como un libro y los cromosomas como los diferentes capítulos dentro de ese libro.

Los primeros 22 pares se llaman autosomas y tienen el mismo aspecto tanto en hombres como en mujeres. El 23, son los cromosomas sexuales X e Y, el cual determina el genero biológico masculino y femenino, y más notablemente, el desarrollo de órganos reproductivos. 

Por lo general, las mujeres tienen dos cromosomas sexuales X, y los hombres tienen un cromosoma sexual X e Y.

Pero el síndrome de Klinefelter es una condición genética en la que los hombres nacen con uno o más cromosomas X adicionales.

Sus cromosomas sexuales podrían ser XXY, XXXY, XXXXY o algo similar. El número de cromosomas X varía de un caso a otro.

Todas las personas con síndrome de Klinefelter tienen un cromosoma Y. Por definición, esto significa que todas las personas con esta afección son hombres.

En aproximadamente el 10% de los casos, no todas las células tienen un cromosoma X adicional. Esto se conoce como Síndrome de Klinefelter en mosaico. Las personas con esta forma de síndrome de Klinefelter tienden a tener características más leves.

El síndrome de Klinefelter también se conoce como síndrome XXY o 47, XXY.

Las personas con síndrome de Klinefelter ocasionalmente se denominan hombres X cromatina-positivos.

Signos y síntomas del síndrome de Klinefelter

Los signos y síntomas del síndrome de Klinefelter varían de persona a persona. La gravedad depende de cuántos cromosomas X estén presentes. Las personas con más cromosomas X tienden a experimentar más síntomas.

En muchos casos, los signos y síntomas pueden ser leves al principio de la vida, y eso significa que el síndrome de Klinefelter a menudo no se diagnostica hasta alcanzar la pubertad o adultez.

Los bebés a menudo no muestran signos visibles del síndrome de Klinefelter. Otros pueden nacer con testículos pequeños (hipogonadismo), un pene pequeño (micropene), testículos no descendidos o una pequeña abertura en la parte inferior del pene.

El síntoma más común asociado con esta afección es la infertilidad, que ocurre en el 90% de los casos. Sin embargo, esto no es diagnosticado hasta mas tarde en la vida cuando la reproducción se convierte en un problema. 

A medida que los bebés crecen hasta la infancia, otros síntomas pueden comenzar a aparecer.

Los músculos pueden estar subdesarrollados, lo que resulta en un retraso en el desarrollo motor. Eso puede afectar cómo y cuándo un niño pequeño aprende a sentarse o comenzar a caminar.

El desarrollo motor retrasado puede continuar en los años escolares cuando un niño puede sufrir retrasos en el desarrollo del habla y el lenguaje o problemas de lectura.

Los huesos del antebrazo pueden no desarrollarse correctamente, por lo que es difícil extender los antebrazos por completo.

Los niños con esta afección tienden a ser más altos que el promedio con piernas más largas, tienen más grasa alrededor del estómago y también pueden tener un dedo meñique curvado o pies planos.

Los síntomas pueden ser más pronunciados cuando un niño alcanza la pubertad, los niveles bajos de testosterona pueden continuar produciendo los síntomas mencionados anteriormente, así como:

  • Niveles elevados de gonadotropina
  • Azoospermia
  • Huesos más débiles
  • Hombros más estrechos y caderas más anchas.
  • Aumento del tejido mamario (ginecomastia)
  • Menos vello facial y corporal
  • Síndrome metabólico
  • Malformaciones congénitas
  • Hipotiroidismo

La salud mental también puede ser un problema. Algunas personas con síndrome de Klinefelter desarrollan ansiedad y depresión. También pueden tener dificultades para mantener la atención o ejecutar habilidades sociales comunes.

A medida que los niños crecen, también pueden tener un deseo sexual bajo o disminuido.

Según la Dra. Adrian Dobs de Johns Hopkins, "... la fertilidad disminuye en los hombres que tienen el síndrome de Klinefelter debido a lo que se denomina engrosamiento de los túbulos, los túbulos seminíferos dentro de los testículos. Esto provoca la muerte de esas células para que no se produzca el esperma.

“En alguien que ya ha pasado por la pubertad, no hay esperma en la eyaculación. Puede se que haya un poco muy temprano cuando el niño tiene cerca de 12 o 13 años, pero en general, después del primer ciclo de espermatogénesis que ocurre, no hay más espermatozoides en la eyaculación ".

En Johns Hopkins y otros centros médicos alrededor del mundo, si excite algo de esperma en los testículos, se puede extraer mediante un procedimiento llamado microdisección.

“Con esta cirugía, es posible abrir los testículos y ver si hay espermatozoides o no. La afirmación de que todos los hombres con síndrome de Klinefelter tienen infertilidad no es cierta, y hay hombres que pueden extraer esperma de sus testículos”, agregó Dobs.

Aunque la infertilidad se debe a un recuento bajo de espermatozoides, o una falta completa de esperma es común, con la ayuda de la terapia de reproducción asistida, algunas personas con síndrome de Klinefelter pueden engendrar hijos.

Causas del síndrome de Klinefelter

El síndrome de Klinefelter es causado por la presencia aleatoria de cromosomas X adicionales en las células de un hombre. El desarrollo interrumpido puede ocurrir debido a la información genética adicional.

Cuando hay un cromosoma adicional, eso significa que hay información adicional en las células. Se supone que solo debe tener un cromosoma sexual en su óvulo y su esperma, pero si se unen, podría tener una copia adicional, de modo que cuando se combinan un óvulo y un espermatozoide, en lugar de tener dos cromosomas sexuales, podría tener tres.

Las personas con síndrome de Klinefelter tienen dos cromosomas X y un cromosoma Y.

Aunque genético, el síndrome de Klinefelter no es una condición dominante ni recesiva porque no se hereda.

Los científicos e investigadores especulan que esta anormalidad ocurre al azar durante la concepción, y el error ocurre debido al óvulo de la madre o al esperma del padre, con la misma probabilidad.

Factores de riesgo para el síndrome de Klinefelter

El mayor factor de riesgo para el síndrome de Klinefelter es ser hombre. De lo contrario, afecta a todos los grupos raciales y étnicos por igual, a razón de uno de cada 500 a 600 niños varones.

Algunas estimaciones colocan la frecuencia del síndrome de Klinefelter con XXY en 150 de cada 100,000 hombres, pero otras estimaciones indican que los casos podrían ser de hasta 1 de cada 500 hombres.

Cuando hay presentes tres o más cromosomas X, se estima que la condición afecta solo a 1 de cada 50,000 varones recién nacidos.

Otro posible factor de riesgo es que cuando las mujeres envejecen, sus cromosomas tienden a mantenerse unidos con mayor frecuencia. Técnicamente, los padres mayores de 35 años están en mayor riesgo, pero debido a que las mujeres más jóvenes tienen bebés con mayor frecuencia, en números crudos, el síndrome de Klinefelter a menudo se ve más entre los niños de madres más jóvenes.

"Esta falla de separación se conoce como disociación de los cromosomas. Cuando la separación es lenta, hay una pequeña X adicional. A veces, esta pequeña X adicional viene con la madre, y otras con el padre, pero el niño, el hijo varón, es XY con esta pequeña X extra.

“En los niños, debido a esta pequeña X adicional, hay un problema con el desarrollo de los testículos. Aunque al nacer son completamente masculinos en apariencia, resulta que cuando llegan a la pubertad, hay un problema con el desarrollo completo de los testículos, por lo que estos niños tienen problemas de fertilidad y con los niveles de testosterona producidos en los testículos ", dijo la Dra. Dobs.

Cuando un hombre con XXY usa tratamientos de infertilidad para concebir, su hijo también tiene un mayor riesgo de tener la afección.

¿Se puede prevenir el síndrome de Klinefelter?

No. No se hereda y es el resultado de una anomalía cromosómica aleatoria. En este punto, no hay forma conocida de prevenir el síndrome de Klinefelter.

¿El síndrome de Klinefelter puede causar otras condiciones?

El síndrome de Klinefelter puede causar varias condiciones, por lo que una evaluación lo antes posible es crucial.

Hay un ligero aumento en las dificultades de aprendizaje entre los niños con síndrome de Klinefelter. El diagnóstico temprano puede llevar a una intervención y ayuda adicionales en la escuela y podría tener implicaciones en la calidad de vida para el resto de la vida del niño.

Los hombres con síndrome de Klinefelter también deben ser monitoreados cada dos años, incluso si no existen síntomas externos aparentes. Los niveles más bajos de testosterona pueden poner a los hombres en mayor riesgo de osteoporosis.

Es vital hacer pruebas de densidad ósea cuando se ha diagnosticado el síndrome de Klinefelter.

En general, la densidad ósea se maximiza en los hombres a finales de los 20 años, y después de eso, la densidad ósea comienza a disminuir. Si un hombre con síndrome de Klinefelter no ha tenido suficientes niveles de testosterona durante su adolescencia y sus 20 años, entonces es posible que nunca alcance su densidad ósea máxima.

Eso lo pone en riesgo de desarrollar osteoporosis a medida que envejece, lo que requiere la necesidad de atención médica durante toda la vida del hombre.

La baja densidad ósea también puede resultar en mayor incidencia de fracturas de hasta 40 veces lo normal.

A pesar de la testosterona baja o nula debido al síndrome de Klinefelter, los hombres aún pueden tener bebés solos o con terapia reproductiva y fertilización in vitro.

Otra complicación que puede resultar es el síndrome metabólico, que afecta a aproximadamente la mitad de todas las personas con síndrome de Klinefelter. Este es un grupo de diferentes afecciones, como diabetes, presión arterial alta, aumento de grasa abdominal y aumento de colesterol y triglicéridos.

Otras condiciones secundarias comunes pueden incluir trastornos autoinmunes como la artritis reumatoide, el lupus sistémico y el síndrome de Sjogren.

Otros pueden ser más susceptibles al prolapso de la válvula mitral, las venas varicosas, el cáncer de seno y la enfermedad pulmonar.

Las personas con síndrome de Klinefelter tienden a ser tímidas en las interacciones sociales e introvertidas. Hasta una cuarta parte de todas las personas con síndrome de Klinefelter también son diagnosticadas con un trastorno psiquiátrico.

Diagnóstico del síndrome de Klinefelter

Cuando los signos y síntomas no están presentes, el diagnóstico del síndrome de Klinefelter puede ser difícil. Según algunas estimaciones, alrededor del 75% de todos los casos nunca se diagnostican en absoluto.

El diagnóstico del síndrome de Klinefelter mediante pruebas prenatales es poco frecuente.

En algunos casos, se ofrece una prueba de detección genética prenatal llamada ADN fetal libre de células, a mujeres de 35 años o más y, por lo tanto, en una categoría de mayor riesgo. La prueba examina el ADN proveniente de la placenta que está presente en el torrente sanguíneo de una madre.

Si el examen de detección es positivo, se puede realizar un diagnóstico real a través de una muestra de vellosidades coriónicas (MVC) o una amniocentesis, que a menudo también se realizan por otros motivos.

Las pruebas genéticas también pueden diagnosticar el síndrome de Klinefelter. Cuando se sospecha la afección, se extrae una pequeña muestra de sangre y se envía a un laboratorio para su análisis cromosómico.

A partir de esto, se creará un cariotipo. Un médico buscará la aneuploidía para ver si hay demasiados o muy pocos cromosomas.

Otra prueba es la Hibridación in situ Fluorescente o FISH (análisis FISH). Esto se realiza colocando una etiqueta brillante en los cromosomas para que puedan contar los que brillan.

A veces se realiza una micromatriz. Mira los cromosomas más de cerca que un FISH y un análisis de cariotipo, para ver si hay piezas adicionales o faltantes, incluido un cromosoma completo.

Algunas personas obtienen pruebas de detección de portadores para italianos, judíos askenazíes u otras pruebas genéticas prenatales para ver si alguien tiene una mutación o alguna razón genética para tener un hijo que tenga alguna condición.

Las pruebas hormonales también pueden emplearse para medir los niveles hormonales, incluida la testosterona, que es un síntoma característico del síndrome de Klinefelter.

Si la afección no se diagnostica temprano en la vida, entonces se puede diagnosticar durante la pubertad cuando se sospecha de niveles bajos de testosterona.

Es posible que el diagnóstico no ocurra hasta la edad adulta cuando un hombre intenta ser padre y tiene problemas de infertilidad.

Opciones de tratamiento para el síndrome de Klinefelter

El tratamiento para el síndrome de Klinefelter puede variar desde ninguno, en casos leves, hasta un enfoque interdisciplinario completo a lo largo de la vida del paciente.

Es posible que especialistas como endocrinólogos, urólogos y especialistas en infertilidad necesiten brindar tratamientos superiores a los que brindan los médicos generales de atención primaria. Dependiendo de la naturaleza de los síntomas, los terapeutas ocupacionales, del habla o físicos o psicólogos también pueden ser parte del equipo de tratamiento.

La terapia de reemplazo de testosterona puede ayudar con los problemas de fertilidad y puede ayudar con la apariencia muscular, la fuerza ósea, el crecimiento del pene y el aumento de la fuerza y proporcionar un impulso psicológico para las personas afectadas. La terapia de reemplazo de testosterona administrada por inyección, parche, píldora o crema tópica y debe iniciarse cuando comienza la pubertad para que pueda tener lugar un desarrollo saludable.

Los endocrinólogos a menudo participan activamente desde el principio para ayudar con problemas de aprendizaje, tratamientos hormonales y proporcionar referencias a otros profesionales médicos. También se consulta a los endocrinólogos para determinar el mejor momento para comenzar la terapia con testosterona después del inicio de la pubertad.

Los costos del tratamiento del síndrome de Klinefelter pueden ser bastante costosos, dependiendo de lo que se requiera. La necesidad de repetir tratamientos o cuando se requiere cirugía (como eliminar el exceso de tejido mamario) a veces puede suponer una carga financiera para las personas afectadas.

Los hombres con problemas de fertilidad pueden emplear tecnología de reproducción asistida (TRA) para ayudar a producir más esperma.

Eso puede incluir la extracción de esperma testicular con inyección intracitoplasmática de espermatozoides, que consiste en extraer el esperma de los testículos e insertar un espermatozoide en un óvulo.

¿Se puede curar el síndrome de Klinefelter?

Klinefelter es una enfermedad poco común, y si bien ha habido numerosos avances en genética médica, actualmente no hay cura para el síndrome de Klinefelter.

El pronóstico para el síndrome de Klinefelter

Debido a que es una enfermedad poco común, los estudios de expectativa de vida del síndrome de Klinefelter son limitados. Eso hace que la discusión sobre el pronóstico de alguien con síndrome de Klinefelter sea problemática.

Según la Dra. Dobs, "en el estado no tratado, los hombres con Klinefelter tienen una edad de muerte ligeramente disminuida ... En el estado tratado, la mayoría de los datos dirían que no hay diferencia en la longevidad de los hombres que tienen el síndrome de Klinefelter, versus aquellos que no padecen el síndrome".

La disminución de la expectativa de vida generalmente proviene de complicaciones con afecciones relacionadas, incluida una mayor tasa de algunos tipos de cáncer, enfermedad de la válvula aórtica, enfermedades respiratorias, enfermedad cerebrovascular y otras.

Qué hacer a continuación: Vivir con el síndrome de Klinefelter

Ser consciente de que usted o un ser querido tiene el síndrome de Klinefelter significa que puede hacer ajustes en su estilo de vida para minimizar los impactos. Cuanto antes sean los ajustes, mejor.

Por ejemplo, consumir alcohol y fumar puede dañar los testículos, y eso puede dar como resultado niveles más bajos de testosterona. Esto también es cierto para las personas con sobrepeso.

Los datos sugieren que también existe un riesgo ligeramente elevado de diabetes en esta población. El monitoreo y las pruebas de diabetes y los niveles de colesterol pueden requerir ajustes en el estilo de vida de una persona para ayudarla a mantener un peso y una dieta saludables.

Algunos hombres con síndrome de Klinefelter pueden calificar para programas como el programa de intervención temprana para bebés y niños pequeños con discapacidades. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden tener un gran impacto en la educación y las habilidades sociales más tradicionales a medida que el niño crece hasta la edad adulta.

La cantidad de información sobre el síndrome de Klinefelter es abundante y puede ayudar a educar a alguien que está tratando de comprender mejor las implicaciones de la afección.

Si bien hay algunos casos de niños y hombres que sufrirán complicaciones, muchos otros disfrutan de un intelecto normal y llevan una vida feliz y productiva con funciones sexuales y reproductivas normales.

Para los padres que buscan apoyo para el síndrome de Klinefelter, un excelente lugar para comenzar es la Asociación Americana de Información y Apoyo para el Síndrome de Klinefelter (AAKSIS).

También puede encontrar ayuda investigando la asistencia brindada por AXYS, que es un consorcio de varios grupos de apoyo que ayudan a los padres a aprender, aceptar y encontrar apoyo emocional después de descubrir que ellos, o un miembro de la familia, están afectados por una variación X e Y.

Finalmente, consulte con su médico de atención primaria o un endocrinólogo para obtener referencias de apoyo cerca de usted.

Transcript

Rare Disease Guides

CHARGE Syndrome (CHD7)

Everything to know about CHD7, from the experts.

Listen Now

Neurofibromatosis Type 2 (NF2)

Everything to know about NF2, from the experts.

Listen Now

Prader-Willi Syndrome (PWS): Symptoms, Treatment + Podcast

Everything to know about PWS, from the experts.

Listen Now